Menú semanal con un día VEGETARIANO

Hola a todos!! ¿Cómo estáis hoy? ¿Me creeríais si os dijera que son las 13:00 y ha sido ahora cuando he podido encender el ordenador desde las 9:00 que llevo en pie? Yo me creería si os lo dijera, fijáos.

Como podéis comprobar, estrenamos sección. Sigo sin entender por qué no comencé antes con esta sección, pues llevo desde el verano del 2015 y continuando haciendo los menús semanales de mi casa.

Os aviso de antemano que no soy nutricionista, ni dietista, ni lo hago para perder peso. Si pensáis que es para perder peso ya podéis pinchar aquí y empezar a mover el esqueleto, porque yo no sabría cómo ayudaros.


Comenzaré la entrada explicándoos por qué decidí hacer un menú cada semana. Todo se remonta a que mis padres, comilones a más no poder, descuidaban sus cenas a base de embutidos. Todas las cenas se resumían a embutidos. En unos análisis que se hicieron, dio la casualidad de que mi madre tenía el ácido úrico altísimo y mi padre sobrepasaba la cantidad de hierro que debe tener nuestro organismo. 
Ante esto y como hija que pretende cuidarse y cuidar a su entorno, decidí hacer unos menús semanales. Era una paliza, puesto que cada miembro de mi familia tenía unas necesidades diferentes y tenía que hacer en total 4 comidas diferentes al día. 

A día de hoy, sigo haciendo los menús semanales. Sigue siendo una paliza, pero han mejorado muchísimo en sus últimos análisis y es que una cosa os voy a decir, somos lo que comemos. Si comemos mierda, seremos mierda y más claro no lo puedo decir. 

El menú que subo hoy no tiene nada que ver con el ácido úrico ni con el hierro. Es un menú que he preparado para mi hermana y para mí, ya que mis padres están de vacaciones y he podido descansar un poco de la cocina. Considero que es un menú saludable para cualquier persona que no tenga ninguna necesidad especial y que no sea especialito con la comida. Con especialito me refiero a que no le guste probar cosas nuevas, haya ciertas verduras que no sean de su agrado, etc.

Bueno os lo voy dejando por aquí, no vaya a ser que se me olvide, que yo soy capaz jajaja :)





Esta receta está un poco transformada, el lunes tenía también puerros, por lo que también los eche al puré y oye, de verdad que estaba riquísimo. Intentad no echarle nata, puesto que es grasa. Echad únicamente queso bajo en grasa o light, os aseguro que estará buenísimo. 

En la cena del lunes, sólo puedo decir que me encantó. La hago varias veces pero probé la patata asada con muchas más especias, no sólo sal y aceite de oliva virgen extra. Eché ajo y cebolla en polvo, pimienta, sal y aceite y a disfrutar. Os aseguro que os encantará.

Mi día vegetariano fue ayer, martes, Al risotto light le eché parmesano, que no es muy light la verdad jaja, pero se puede echar leche o quesito de oveja o lo mismo, un havarti light. Sólo digo que el parmesano no necesita mucho porque con poco da un sabor increíble. La cena fue todo un experimento, pues jamás había hecho falafel. Me han sobrado seis croquetillas de esas, pero están deliciosas. Seguí esta receta pero mengüé las cantidades porque sólo era para mí, y sobró para dar envidia a mi hermana, al Señor Don Gordito y a mis padres. ¡Mi día vegetariano fue un éxito!





El resto ya os lo diré, únicamente os adelanto que los canelones de atún y huevo (echaré pimientos del piquillo seguramente, me da hambre sólo de leerlo) son para mí y los de carne son para mi hermana. No es la receta más saludable pero oye, hay que disfrutar. Yo disfruto mucho comiendo y si así os doy alguna idea sobre qué comer, pues adelante. Espero que lo disfrutéis mucho y como siempre digo:

Hasta la próxima entrada!!


0 comentarios:

Publicar un comentario

¿Te ha gustado? Yo no gano nada haciendo esto, pero me gustaría saber tu opinión :) Gracias

MBG. Con la tecnología de Blogger.